On Discovering I Was Intersex and Changing my Gender

I have reached a point in my life where I feel comfortable enough to share my life story. I’ll start by saying that sex and gender are on a spectrum. Female, male, straight, gay… we were taught to see this as a binary. Now, we are realizing it’s more like a kaleidoscope.

As you may already know, women have XX chromosomes and men have XY,  right? Well, usually. We used to think it was pretty straightforward, but we see more combinations than that in real life. Even for people with just two sex chromosomes, anatomy can vary wildly.

Like me, for example. I have XX chromosomes but I was born with ambiguous genitalia. It happened because there was a broken genetic “recipe” for making cortisone in my adrenal glands (the glands on top of the kidneys that make various hormones and add them to the blood stream). So, the adrenal glands, while trying to make cortisone, can make an unusually high level of other hormones that are “virilizing”. That is, they can make XX embryos have larger than average clitorises, or even a clitoris that looks rather like a penis, or labia that looks like a scrotum, like in my case.

As a consequence, I was assigned male and I grew up as a boy till my puberty when I went to the doctor because things weren’t developing as they were supposed to, I began developing more like a female than a male.

So, I was referred up the chain of specialists, who set out to find what was wrong with me. The doctors ordered some tests, and when they got the results back,  my chromosome analysis said I had XX chromosomes, which is typically associated with being female.

That was the moment, when I realized I was intersex, which is somewhere between the sexes.I have to say that was a relief for me, knowing that was intersex, because for so many years I couldn’t explain it and this proved to be, the first step towards me finding myself.

After having consciousness of my anatomy and of what I wanted for my life, I decided to live my life as a girl. And it was such an amazing experience, but I have to admit it was not easy: I went through a genital surgery, a hormone therapy, and transitioning from one gender to another is a big challenge when in this society do not belonging to the norm represents a desanvantage.

And that’s why I speak up. It’s difficult to define ourselves because we are told not to talk about our bodies. I remember my doctors, friends and family telling me that I didn’t need to talk about it because it was not necessary or evident. And I did that for a long, and I did feel I was the only one.

This year I came out as an intersex woman. It’s only some months ago that I started being more open and I am really happy; people have reacted really well and I do not stop receiving messages of admiration and love.This proves that we can stop perpetuating a circle vicious of shame and stigma by educating people.

After having some life experiences and knowing that there are other people like me, that are feeling confused and wondering if they could have a normal life. I can say, yes! It’s nobody’s fault. It’s nobody’s choice. You are worthy, you’re loveable, you are beautiful and you cand do with you whatever you want.

Being intersex is about as common as having red hair. So, where are we? And how have so many people never heard of us? In our personal, professional and public lives, we are deep underground. We’ve been ashamed of it, so we don’t talk about it. But we can’t be invisible anymore.

I know fear. I faced it several times in several forms and ways. And I know fear has a concrete power of keeping us from doing and saying the things that are our purpose. I understood my silence serves no one, and in this society, being yourself can be a revolutionary act. Speaking of the greater good, I think we commit ourselves to telling truth to building bridges to common ground.

What was a vulnerability time ago for me — now it’s the birthplace of love, of authenticity. We can remember that all of us, male, female, intersex, are not things to be fixed. We are people to be loved and if you believe that you’re a person to be loved and treat yourself with kindness and patience, then you’ll treat other people the same way.

 

Anuncios

Intersexy

Estoy en un momento de mi vida en el cual me siento totalmente cómoda para compartir mi historia con ustedes.

Empezaré diciendo que el género y la identidad sexual se encuentran dentro de un espectro. Hombres, mujeres, todo esto no lo han enseñado como un binario, y hoy en día comenzamos a darnos cuenta que no es así.

Una pequeña clase de biología para comenzar: Las mujeres tienen dos cromosomas sexuales (XX) mientras que los hombres  (XY). No es así? Bueno, usualmente. Solíamos pensar que era así de rígido, pero la naturaleza nos muestra más combinaciones que estás en la vida real. Incluso, personas que con solo dos cromosomas sexuales, sus anatomías puede variar drásticamente.

Como yo, por ejemplo. Tengo cromosomas (XX) pero nací con genitales ambiguos. Dado esto, siendo genéticamente una mujer, fui criada como un niño. Esto ocurrió porque dada una variación genética en mi cuerpo,traducido en un inusual nivel de hormonas virilizantes, hicieron que mi vagina tomara un aspecto masculino.

Así que mi vida transcurrió como un niño, hasta mi pubertad, cuando tuve que visitar al doctor, porque comenzaron a haber cambios físicos en mi cuerpo que no eran los esperados; comencé a desarrollar senos y mi apariencia física en general era exactamente lo opuesto a la de cualquier otro niño normal de mi edad.

Así que fui transferida a una cadena de especialistas para diagnosticar qué era lo que pasaba conmigo. Los doctores tomaron algunos exámenes médicos: niveles hormonales, un mapa genético, radiografías, entre otros. Y cuando los resultados llegaron, señalaban claramente que era una mujer.

Fue en ese momento, cuando me enteré  que era interesexual. Debo decir que fue un alivio par mi saberlo, porque finalmente encontré respuestas a lo que por muchos años no pude explicar y porque era un primer paso hacia la aceptación de mi naturaleza.

Yo solo represento un caso de los muchos caso de intersexualidad existentes hasta el momento. Hay distintas combinaciones de características masculinas y femeninas que pueden representar a una persona intersexual, que van desde niveles hormonales, hasta anatomias externas y órganos reproductivos.

Ser intersexual no es lo mismo que ser transgénero o transexual. Las personas transgénero y transexuales típicamente tienen cuerpos que corresponden enteramente a un solo sexo pero que deben lidiar con su identidad de género, mientras que las personas intersexuales lidian con características biológicamente dadas.

Las personas pueden darse cuenta que son intersexuales de diferentes formas. Algunos al momento del nacimiento, cuando sus familiares o médicos lo detectan, otros al momento de la pubertad cuando , por ejemplo mi caso, la pubertad no se desarrolla de la forma esperada.

En fin, después de tener conciencia de mi caso y de lo que quería para mi vida, resolví vivir como mujer. Y mi transición fue una experiencia increíble, pero debo admitir que no fue fácil. Tuve que pasar por una cirugía genital y un tratamiento hormonal de manera consciente , que felizmente ha salido muy bien, y de acuerdo a los estándares médicos, todo fue arreglado. Pero arreglar algo no es lo mismo que sanar, y sanar raramente viene con un manual de instrucciones.

Esta es la razón de compartir mi historia, es difícil definirse a sí mismo porque nos han dicho no hablar de nuestros cuerpos, de nuestra naturaleza. Recuerdo mis familiares, doctores y amigos diciendome que no era necesario hablar sobre mi pasado porque no es necesario, ni tampoco evidente. Y lo hice, pero me sentí totalmente sola.

Hoy en día no quiero que otras personas sigan perpetuando este círculo vicioso de estigma y vergüenza que fácilmente podemos romper hablando y compartiendo nuestras historias de vida. Después de mis experiencias y de saber que hay otra gente allá afuera sufriendo y viviendo confundidos preguntándose si son y pueden tener vidas normales, yo les digo que sí. Yo soy una persona feliz, que vive y sueña como cualquiera de ustedes.  NO ha sido nuestra elección ser intersexual, no está mal ser intersexual, no es la culpa de nadie.

Según las estadisticas, ser intersexual es tan común como las personas que tienen el cabello rojo. Entonces, dónde estamos? Por qué mucha gente no ha oído hablar de nosotros? En nuestra vida personal, profesional y pública, hemos estado en el mundo oscuro. Hemos sido apenados y silenciados.  Pero no podemos seguir siendo invisibles.  Necesitamos ser vistos y necesitamos hacerles saber de nuestra existencia, porque de otra forma, las otras generaciones de niños intersexuales van a crecer igualmente confundidos y avergonzados como nosotros.

Mirame, te permito que me lances una crítica. Vamos, hazlo… critícame por la forma en que la naturaleza me concibió. Entiendo la dinámica del juicio, sé que cuando tratamos a otros de anormales, es porque probablemente nos tratamos a nosotros mismos como anormales. Cuando pensamos que no somos lo suficientemente buenos, pensamos que el resto tampoco y luego otra gente diciendo que otra gente tampoco lo es.

Y así sucesivamente, la gente ve a las personas interesexuales, preguntandose si son hombre o mujer, si son heterosexuales, homosexuales. Preguntándose qué pasaría si por ejemplo,en mi caso, ¿un colega de trabajo  se da cuenta? o ¿si mi pareja sentimental se entera que en el pasado me criaron como niño?.

Estos miedos son reales, yo los he enfrentado, pero cada día me doy cuenta que somos un milagro, y la naturaleza es infinitamente sabia. Simplemente no puedo describir qué tanto he aprendido de esto para mi vida.

Podemos recordar que todos nosotros, hombres, mujeres, intersexuales, no somos cosas para ser arregladas. Somos personas para ser amadas. Y si tu crees que eres una persona que merece amor y te tratas a ti mismo con bondad y paciencia, entonces los otros te van atratar de la misma forma.

He decidido hablar porque  entendí que siendo bondadosa conmigo y amándome, soy  capaz  de sobrepasar miedos y esquemas para hacer el bien a otros.